«

»

Ago 23

Murakami – La caza del carnero salvaje

Un desencantado treintañero, superviviente de su propia juventud, tiene con un socio más o menos alcohólico una pequeña agencia de publicidad y traducciones. En una de sus campañas publicitarias ha publicado una fotografía que lo pondrá en el punto de mira de un poderosísimo grupo industrial, verdadero imperio económico y también político. Y a partir de aquí, se verá lanzado a una ardua investigación, digna de las mejores novelas policíacas americanas: antes de un mes debe encontrar el lugar donde fue hecha la fotografía y el animal que aparece en ella. Si no lo hace le convertirán en un paria en su propia sociedad. El lector, junto con el protagonista, se internará en esta búsqueda del carnero mítico que, cuando es mirado por alguien a quien él elige, posee al espectador. Un carnero que –dice la leyenda– se apoderó de Gengis Khan y que tal vez no sea más que la encarnación del poder absoluto.

Con esta sinópsis podemos pensar que este libro nos va a llevar por una fantasía con bastante irrealidad dentro de un mundo muy real. Al principio podemos estar perdidos entre pasajes que nos llevan a distintos tiempos y lugares, con la propia memoria del protagonista que no es muy buena. Se podría decir de echo, que esto es así hasta casi la mitad de la historia donde realmente arranca el relato de el “carnero salvaje” en el que supuestamente se centra el libro.

No creo que esto sea al azar. Todo el tiempo tenemos una sensación de vacío, de estar perdidos en la historia, tal y como el protagonista anda perdido en su vida, empapandose en alcohol y recordando amores de juventud.

Mi cuerpo parecía un algodón empapado en alcohol. Lo único de él que funcionaba – más o menos – era la conciencia – Algo es algo

La busqueda del carnero salvaje no es más que una excusa, para retratarnos una amistad que va más allá de la vida, de la muerte y una búsqueda interior que pierde de lejos cualquier carnero con poderes. De echo, tiene una clásica estructura (La segunda mitad del libro, la búsqueda en sí) que podemos encontrar en cualquier libro de aventuras, de los facilitos para adolescentes. Tanto, que casi se puede predecir (Fuera de aspectos sobrenaturales) que es lo siguiente que va a pasar, de echo, desde varias páginas antes se vislumbra cual será el final.También podemos achacar esto a que está escrito en 1981, cuando no estaban de moda los libros fastfood al estilo “El Código Da Vinci”, y hay que leerlo con esa perspectiva.

Pero eso no es lo que importa. Todas las conversaciones son magistrales, de estas que te tocan algo dentro y te hacen querer recordarlas toda la vida. Recomendable cien por cien.

– Se acabó la canción. Sin embargo, la melodía todavía suena
– Tú siempre haciendo frases bonitas
– Para presumir de agudo, nada más

La sinópsis la he sacado de aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>