Ago 05

The New Raemon – Libre Asociación

“Cualquier día de estos
me voy a alzar
y voy a reventar…”

Así empieza “Lo bello y lo bestia”, el primer corte de “Libre Asociación”, lo nuevo de The New Raemon (cantante de Madee en solitario). Viendo la portada, podemos hacernos una idea de lo que nos puede deparar este, en mi opinión, perfecto disco.

“Lo bello y lo bestia” una excelente carta de presentación que nos sube a un tren que nos hará viajar por sitios que pocos artistas en España nos pueden llevar. Este tema, a parte de la oscuridad inherente en todo el disco, me trasladas a pasajes de rabia contenida cuando casi al final, llega al culmen con el repetido “…y voy a reventar…”

Un piano nos lleva a la canción más triste (y más bonita para mí) del disco, “Consciente hiperconsciente”. Algún guiño cómico a Martes y 13 (si no recuerdo mal), y una historia con la que muchos nos podemos sentir identificados en infinidad de ocasiones. Mi parte favorita “Predecir el pasado / para no defraudar / a quien estuvo a mi lado / cuando me derrumbé”. Podría darle al Repeat 1 y esucharla horas… pero hay que pasar a la siguiente canción, “Kill Raemon”, una canción sobre el odio, sobre la “sombría satisfacción” de ver sufrir a quien odias. Un estribillo pegadizo que te hace sentir cruel cuando lo tarareas.

Sensualidad y sexualidad en esta especie de interludio, “La Vida Regalada”, con una mezcla de música de ascensores (aportación de una amiga) y coros femeninos que me recuerdan a las películas de Pajares y Esteso, para seguir después con el corte más oscuro y siniestro del disco “Soñar la muerte”, donde están presentes tanto la muerte como los juegos de niños. Una canción para escuchar solo, con una única luz cuya fuente sea una pequeña vela, de madrugada… y os aseguro que al final de la canción podrás ver un circulo de niños fantasma con las caras blancas jugando a “El conejo de la suerte”.

“Algunas personas del valle” nos remonta un poco sobre toda esa tristeza y melancolía que veníamos arrastrando desde el primer tema, “Se acabo estar jodido”, ayudado por esas personas del valle… esta canción quizá sea la que más se aleja del tono del disco acercándose más a los anteriores. Llega después a nuestro oídos “El refugio de Superman” donde volvemos a la melancolía de “no hay más solución que mirar atrás, y me digo lo mismo cada mañana… cada mañana… voy a despedirme sin previo aviso de lo más triste, de mi mismo”, y habla de una revolución interna en esa guarida de Superman, “la fortaleza de la soledad”, el nombre lo dice todo, ¿No? Una declaración de intenciones “Hay que salir de aquí”…

Pasamos, sin mediar nota, a lo que para mí es “El Tema” del disco, “Verdugo”. Una canción que nos lleva a las películas del Oeste, donde una persona fría y calculadora, con “sobredosis de ambición” acaba colgando de una cuerda… de nuevo, la muerte presente. Por supuesto, todo este tema del Oeste es una metáfora, ¿De qué? Lo dejo a la interpretación de cada uno… y me reservo la mía.

Con “Aspirantes” nos hundimos en tinieblas, a ritmos perfectos para un entierro “vuelve lo peor (…) una forma de desaparición”, coros sepulcrales de principio a fin, nos transportan al final del disco.

“Llenos de gracia” un tema perfecto de despedida. Después del viaje, respiramos hondo y nos enfrentamos al último arrebato de pesadumbre con “todo se va a torcer, si te vuelvo a ver, va a doler”. Repetido una y otra vez, hasta que termina la música, te quedas sin aire, y cuesta volver a inhalar…

Un disco redondo, perfecto, que se hace corto y podría repetirlo mil veces seguidas (De echo, no mil, pero cien veces si lo habré escuchado ya), con una producción perfecta por parte de Ricky Falkner. Espero ansioso la salida en vinilo.

No debéis esperar a escucharlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: