Jun 27

La caja de música

Rotating Music Box
Doy vueltas y más vueltas. Y más vueltas. La caja se abre, la melodía empieza a sonar y una fuerza centrífuga mueve mis pies pegados a un trozo de madera. La canción me lleva a tiempos en los que no hacía falta ninguna fuerza exterior para girar y girar sobre mi mismo. Esta, como todas las cajas de música, provoca una inevitable melancolía. Y no puedo hacer nada, porque sigo dando vueltas y vueltas, y estoy completamente rígido.

Se tapa la caja, y me quedo quieto, a oscuras, con la única compañía de la persistente nostalgia. Esperando un nuevo día, un nuevo rayo de luz, con el que se abra la caja, empiece la música y me vuelva a transportar a un mundo que siempre fue mejor.

Mi cerebro me dice que podría evitar toda esta mierda, porque soy yo el que abre la caja. Y aún así, la seguiré abriendo día tras día.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: