Jul 10

Ranas y estrellas

Tree Frog @ Night
Se escucha el croar de trescientas cuarenta y ocho ranas allí, en el lugar donde descansan todos tus errores. Completamente incomunicado, rodeado de gran parte de los éxitos de tu vida anterior. Tienes una vista panorámica completa. Del agua, emana un leve vapor, una neblina mortecina que sólo se ve gracias al reflejo de una luna que dejó dos días atrás de estar llena y que ahora mengua una vez más, mientras tu la miras maravillado.

Una estrella fugaz atraviesa veloz La Osa Mayor y tu pides un deseo. Localizas Casiopea y Draco e intentas escucharles, pero es La Vía Láctea la que te habla, aunque no entiendes nada de lo que dice. Te despides, una vez más, de tu mayor éxito. Pero no hay razón ni lugar para la tristeza. Te tiras al agua fría y empiezas a croar hasta que te conviertes en una rana para comprender que reir es una elección que todos deberíamos tomar.

2 comentarios

    • Iván Hernández on julio 11, 2012 at 8:23 am
    • Responder

    Posiblemente éste es el que más me ha gustado de todos tus relatos, terminado con poesía pienso que has expresado perfectamente lo que sentimos todos durante el fin de semana.

  1. ¡Gracias! 🙂

    Y eso que no he incluido el vino 😛

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: