«

»

Ago 28

No va a venir

he's not coming, darling
No va a venir. Jaime lo sabe y aún así está echando raíces ahí sentado. El sol abrasador de una tarde de agosto le quema la cara, pero a él le da igual. El sudor le da un brillo especial a juego con el de sus ojos. No va a venir, le dice una hormiga subiendo por su pierna. Jaime la aplasta sin piedad, y vuelve a mirar de un lado a otro, esperando. Cada sombra que se acerca por detrás le provoca un vuelco en el corazón. Pasa el tiempo, pasa la gente y ninguna persona es ella. No va a venir, le avisa una avispa revoloteando cerca de su oreja. Se levanta asustado, con los nervios a punto de quebrarse. Decide andar un rato, pasear por alguna sombra, siempre mirando atrás con indecisión. No va a venir, grita el ciclista que pasa por su lado, riéndose. Jaime lía un cigarrillo mientras camina y se tropieza con un árbol. No va a venir, le dice el tronco inanimado. Jaime acelera el paso. Ahí está, se va a cruzar con ella, con ELLA. Tira el pitillo y se prepara para el deseado encuentro cuando se da cuenta que no es más que una visión, quizá provocada por el inaguantable calor y la deshidratación inminente. No va a venir, susurra la visión rozándole el brazo y provocándole un escalofrío. Se para a observar el agua correr. No va a venir, le espeta un pez que salta en su dirección. Vuelve a andar, hacia su posición inicial poniéndose los cascos para escuchar algo de música y no tener que oír más estupideces de el mundo que está en su contra. No va a venir. No va a venir. No va a venir. Todas las canciones tienen el mismo título. Arranca el reproductor de su bolsillo y lo lanza todo lo lejos que puede. De nuevo, sentado, en su sitio. Una gaviota se posa a su lado. No va a venir, pia el pájaro antes de remontar el vuelo en dirección a la puesta de sol. Mira el reloj, han pasado ya horas y la noche es una realidad. No va a venir, es la luna llena quien habla ahora, blanca, esplendorosa en el cielo estrellado. Poco a poco, el sueño va venciendo a Jaime. Y así es como, finalmente, ella llegó, en sueños. En un sueño del que Jaime no querrá despertar jamás.

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Miercoles

    Me ha encantado Santi! es precioso, en serio :)))
    Enhorabuena

  2. Santi

    ¡Gracias! ^^

  3. XIII

    Precioso ^_^
    Aunque… ¿por qué no va a ir? Me destrozan este tipo de relatos cuando no los escribo yo, me quedo con esta pregunta rondándome por la cabeza durante horas…

  4. Santi

    ¡Gracias! No todo va a ser vísceras y genitales jejej

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>