«

»

Sep 11

Porno (IV)

Puedes encontrar todas las entregas pinchando aquí: Porno (I), Porno (II), Porno (III), Porno (IV) y Porno (V y final)
nude reclining

Si es que existe la dignidad, en ese preciso instante la estaba perdiendo. Eso pensaba Marta mientras estaba rodeada de veintidós tíos sudorosos con las pollas fuera. Por cada pene le pagaban lo mismo que por un polvo. Mucho, mucho dinero. Unos cuantos eran actores, pero la mayoría eran frikis asquerosos que habían pagado por estar ahí. Aunque no sabía quien era quien, fue muy fácil reconocerles. El arquetipo de actor medio estaba depilado, como mínimo el pecho, era medianamente guapo y le embestía con seguridad abriendola con un gran falo. El arquetipo de friki medio era feo, lleno de pelos, con pene diminuto y más miedo que excitación. Incluso a alguno de ellos se les quedaba el miembro flácido y era imposible levantarlo por mucho que chupara con cara de zorra, esos eran los que follaban muy poco y muy mal.

Sabía que iba a tener que tragar mucho y que iba a tener que aguantar las arcadas, ya se lo había dicho su agente, “Si no tragas, no hay pasta”. Cuando aceptó, la idea no le parecía tan descabellada ni repulsiva. Nunca se lo parecía nada cuando le hablaban de dinero. Pero una vez en medio de la tempestad, las cosas eran diferentes. Al menos, se juraba, ya había encontrado el límite, nada más fuerte que aquello, nunca. Y se volvía a jurar que nunca aceptaría lo último que le habían ofrecido. Jamás, nunca, nada de escatología. Jamás. En su mente retumbaba el “Jamás” a ritmo de pollazos en el culo. Jamás haré porno. Jamás con una chica. Jamás sin condón. Jamás haré sado. Jamás con más de dos o tres a la vez.

Cuando todos los que podían mantener una erección ya habían pasado por todos sus agujeros llegó el momento de la verdad. De rodillas, en un círculo con todas las pollas apuntando a su cara, lla boca abierta, gimiendo. El primero de ellos se acercó, la cogió violentamente del pelo y se derramó hasta la última gota mientras ella tragaba con dificultad. “Jamás” se decía.

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Miércoles

    ¿Habrá más o la pobre Marta dejará de sufrir?

    Había leído solo el Porno I, ahora ya me he leído todos.

    A ver, yo soy de leer cositas más dulces y tiernas (ya tu sabes 😉 PERO: si lo que pretendías era plasmar miedo, tristeza, desesperación y drama: enhorabuena, lo has logrado. Por lo menos en mí 🙁

    Me gustan más los bonitos (ese del otro día que te puse un coment)
    Pero vamos, que “no eres tú, soy yo” (sensible que es una) jajajaja

    Un abrazo, luciérnagas 🙂

    1. Santi

      jajaja, yo soy más de escribir feo 😛

      Y, por lo menos, queda el final 😉

  2. XIII

    Pues yo soy rara.
    Soy de escribir bonitos y secos pero luego lo único que leo son feos y brutos. Y me encantan, para que vamos a engañarnos jajaja
    Creo que a todos nos pasa, ¿cuántas veces habremos dicho “nunca más” y a los pocos días o incluso minutos nos habremos encontrado a nosotros mismos envueltos en la misma vorágine de mierda? No sé muy bien si a veces somos masoquistas o imbéciles, sin más.
    Cojonudo Santi.

  3. Miércoles

    Somos gilipollas XIII jajajaja

    Un beso a los dos.

    Santi, publica ya el final!!!! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>