Sep 13

Porno (V y final)

Puedes encontrar todas las entregas pinchando aquí: Porno (I), Porno (II), Porno (III), Porno (IV) y Porno (V y final)
Sad girl

Marta subía las escaleras de su casa, con la correspondencia en la mano. El corazón le latía acelerado. Siempre que llegaba a casa, al girar la llave, esperaba encontrarlo a él de nuevo, que la salvase de su adicción, que la quisiera como nadie la había querido nunca… pero el jamás estaba allí desde el día que la dijo que no podía soportar más la profesión que había escogido.

No podía quejarse, él nunca quiso que ella hiciera porno y ella pensó que con montones de dinero le convencería. Y pareció que fue así hasta que reventó. Y ahora sólo le quedaba el dinero y una larga vida sin él. Aunque sabía que una de esas cartas que llevaba en la mano podía acortarle la existencia.

Ya en su casa, con las cartas sobre la mesa, cogió una, la más importante, y la fue abriendo poco a poco. Mientras despegaba con cuidado la solapa del sobre recordaba las últimas semanas. De consulta en consulta, ningún psicólogo ni ningún psiquiatra querían tenerla como paciente. Decían que no existía tal cosa como la adicción al dinero, algunos incluso se reían en su propia cara.

Terminó de abrir el sobre y sacó un papel tan blanco que casi deslumbraba, con muchos números y datos impresos. Su corazón latía a cien. Tenía demasiado miedo de lo que pudiese leer, sabiendo que ella misma se lo había buscado. Pasaron por su mente los rostros congestionados, sudorosos e hinchados de todos los tios que se había tirado en el último año.

Leyó la cabecera de la carta, decía “Resultados de las pruebas del VIH”.

FIN

2 comentarios

  1. ¡Vaya final!
    ¿Que no existe la adicción al dinero? Ja. La pregunta es ¿y de qué no existe adicción?
    Me han encantando todos los pornos 🙂

  2. No te aclaras, antes decías que no te gustaba el porno y ahora que te encanta… jajaja 😛

    ¡Gracias!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: