«

»

May 26

La mirada del demonio

The vet calls him Satan...I wonder why?

La mirada del demonio es desafiante. Los santos se ríen, se han olvidado de dios. Un mural de llamas frías, congeladas, que me queman desde dentro. No hay extintores ni bomberos. Ya no hay agua que pueda parar el incendio desatado en la profundidad. La mirada del demonio es desafiante. Me desafía con ojos de cordero, rojos. El viento que remueve mi pelo ensangrentado huele a olvido y a tinta derramada. Los santos se ríen, de mi. Una orquesta con decenas de instrumentos que sólo tocan la misma nota una y otra vez, acompasados, sin un solo miembro que yerre en su intento de volverme loco. Tres por cuatro y de nuevo la misma nota.

La mirada del demonio es desafiante, y su dedo señala una pantalla tallada en piedra. Imágenes de minerales blancos con vida. Con la suficiente atención se escucha su llamada, lo más puro del alma. Los santos se ríen porque ya no están pintados. La lágrimas de dolor se evaporan al calor de gritos quemados sin respuesta. La esperanza de color marrón se desvanece en la pantalla de piedra que se rompe en mil pedazos. Los santos me miran desafiantes y la carcajada del demonio es vaporosa. Todos los terrores con sus trajes, sus capas y sombreros, sus relojes de bolsillo y sus guantes de seda guardan turno ordenadamente para estrecharme la mano con una reverencia.

La mirada del demonio es desafiante, y con ella me indica la sala de espera donde debo de aguardar a que arriben tiempos que nunca llegarán, que hace largo que se fueron, como gotas de arena en una playa ridículamente inmensa. Los santos ríen porque ya no creen en la salvación. Ya no hay aguas cristalinas que reflejen un cuerpo marchito. Un huracán que se cuela por los resquicios de mi cráneo desollado, calcinado, destrozado.

La mirada del demonio es desafiante y con su mano me tapa la boca. No está permitido deshacer cuerdas vocales en aullidos, es un signo de mal gusto. La mirada del demonio es desafiante y con su mano de tapa los ojos. No debo ver la transformación del mundo en un pozo sin fin, en un lugar sin espacio. La mirada del demonio es desafiante y con su mano me tapa los oídos. No puedo escuchar la voz de la creación si quiero mantener un mínimo de cordura. Los santos, ríen.

1 comentario

  1. XIII

    Justo hoy me han despertado con un “buenos días, princesa del demonio”… ¿qué te parece? jajajaja
    Muy bueno Santi, me gustan mucho este tipo de textos, se te dan bien y nos sorprendes con ellos demasiado poco 🙂
    ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>