«

»

Jun 27

La mirada de los mil metros

La mirada de los mil metros, originalmente en inglés la mirada de las 1000 yardas (Thousand-yard stare), es una frase acuñada para describir una mirada inerte, perpleja y desenfocada de un soldado o militar. La mirada de los mil metros es característica del trastorno de estrés post-traumático.” (vía wikipedia)
Captura-de-pantalla-2015-12-08-a-las-11.51.34

El pasado viernes hicimos público desde Editorial Argonautas el comunicado que jamás hubiéramos querido publicar. Cerramos. Con rabia, nos hemos quedado sin más opciones. A nivel editorial, no es algo tan malo. Lo hemos intentado y a lo largo de un año (dos, si contamos con la revista) ha sido un bonito viaje, mucha gente increíble que ahora puedo llamar amigos, mucho esfuerzo, muchas risas, letras, imágenes, recuerdos… eso vale mucho. Porque hemos conseguido muchas cosas que no se podrán perder jamás y hemos luchado con uñas y dientes por sacar adelante en lo que creíamos. Y esa experiencia, vale mucho. Lo peor es tener que dejar sin distribución a estos autores tan cojonudos por los que hemos apostado.

Pero como en cualquier punto y a parte en la vida, después de una semana de despedidas, apoyos y abrazos, llega el momento de quedarse a solas con los pensamientos (toma lugar común). A solas con las reflexiones. Mirar atrás e intentar detectar el momento en el que te diste cuenta, a tu ya tardía edad, que esta era la vocación que tanto has buscado y que siempre se escondía bajo nieblas de futilidad profesional. Y ver como se te escapa, como se te escurre como arena entre las manos de un niño buceando en el mar, agarrándola en el fondo e intentado sacarla a la superficie, sin que se disuelva entre las olas y las corrientes. Pero la mano sale al sol vacía, apenas manchada con un poco de barro.

Y de repente, el silencio. Un silencio tan abrumador que no te deja ni dormir. Y no sabes que hacer. Llevas tanto tiempo en continuo movimiento, en una dirección que sabías que era la correcta, que no sabes como afrontar el muro que de repente se ha levantado delante de tus narices y que no puedes si no dar la vuelta y buscar otro camino. Y miras al horizonte con la mirada de los mil metros.

Sólo os puedo pedir una cosa. Podemos quejarnos mucho de la falta de ayudas y las trabas que ponen las administraciones para cualquier tipo de empresa nueva, más si cabe si te vas a dedicar a la cultura. Pero creo que el problema no está ahí. No ahí exclusivamente, entendedme. El problema gordo lo tenemos como sociedad y es que no valoramos una puta mierda la cultura.
Y aquí mi petición: comprad cultura. Quizá penséis (como yo durante mucho tiempo, no me salvo tampoco) que bah, que absurdo, esa gente del arte gana mucho dinero, y que me baje la última película de Stallone no le va a hacer ningún daño, y que me lea 50 sombras de grey bajado de un torrent que compila mil libros tampoco va a influir a E.L. James porque ya ha ganado mucho. Ok, de acuerdo. Pero, ¿y si en vez de bajarte la última de Stallone, utilizas ese tiempo en pagar dos o tres euros por una película en filmin o en otra plataforma? ¿Y si en vez de bajarte 50 sombras, buscas un libro que te interese de alguien poco conocido y se lo compras? ¿En serio es el problema que te vaya a costar quince euros? ¿De verdad? ¿Cuánto te costó la televisión que te compraste con todas esas funciones que no vas a utilizar jamás? ¿Y esa copa que te tomaste el último sábado, la entrada a esa discoteca? ¿Cuánto te costó el teléfono que llevas en el bolsillo y cuanto piensas que te va a durar? ¿Me dices, de verdad, que quince euros por un libro que podrás conservar toda la vida y que lleva el esfuerzo de tanta gente dentro que no te lo puedes ni imaginar, es mucho? ¿En tan baja estima tienes a la cultura? Porque una cosa os digo, estoy seguro de que no sabéis, pero ni de lejos, la enorme cantidad de trabajo, esfuerzo, gente implicada y tiempo que conlleva crear un producto cultural. Porque que no lo sepáis es la única opción coherente de que alguien diga que diez, quince, veinte… euros, es caro, en este caso, para un libro. Que no sepa todo lo que lleva hasta llegar a sus manos. Porque si no, no os creo. No os puedo creer cuando decís que la cultura es cara, ni cuando decís que debería ser gratis, así por arte de mágica (yo lo creo, pero por mis ideas políticas, la cultura debería ser completamente subvencionada por el estado, pero eso es un tema político con el que nos podemos complicar ya mucho)

Comprad cultura, comprad arte, y por favor, no lo devaluemos.

Y para finalizar, gracias a todos los que nos habéis apoyado, y a todos los que hasta el 29 de junio nos podéis seguiréis apoyando con un último esfuerzo aquí.

Os dejo con la canción que me inspiró el título del post, que habla de lo mismo pero en el plano de la música.
“Y un aplauso, ¿salimos o no? ¿seguimos o no?”

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Periquilla Los Palotes

    Interesante reflexión. El problema es que la cultura se menosprecia, sea gratis o de pago. La gente prefiere gastarse 10 euros en un cubata de garrafón que en un libro. Habrá que remover conciencias y crear proyectos culturales de difusión y promoción, porque a nivel político, es imposible (quieren borregos, no ciudadanos que piensen).

    1. Santi

      Mucha razón, Periquilla. Aunque acaba siendo la pescadilla que se muerde la cola, porque al final la difusión si no es apoyada por la gente, ahí se queda. Pero que no quede por intentarlo mucho y muy fuerte hasta que no nos queden fuerzas 🙂
      ¡Gracias por pasarte y comentar!

  2. José Luis Martínez Clares

    Cierra Argonautas… qué poco dura la alegría en la casa del pobre. Un abrazo y suerte en todo

    1. Santi

      ¡Muchas gracias José Luis!
      Pero lo que ha durado la alegría, no nos lo pueden quitar. Seguiremos intentándolo 🙂
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>