«

»

Dic 10

En la soledad de un hotel cualquiera

Son muchos años ya viviendo solo (en el sentido de no compartir piso) y más o menos desde que empecé a ser completamente independiente, decidí que nunca dejaría de hacer nada que quisiera hacer por no tener compañía para ello. Me había perdido muchas cosas por tener miedo de hacer cosas solo, con ese pensamiento del “que dirán” (que al final nadie dice nada). Empecé por algún concierto, por ir al cine solo, algún paseo solitario acompañado por unos cascos y buena música… y después de unos años he ido a tantos conciertos y películas sin compañía que se han convertido en la mayoría.
Loneliness
Hasta he llegado a irme a festivales solo, con sus tres días y su acampada. He de decir, que hay quien piensa que bueno, que no es para tanto. Suele ser gente sociable que no le cuesta relacionarse con desconocidos y que no ve tanto drama porque bueno “a alguien acabas conociendo”. No es mi caso, si voy solo normalmente acabo solo, y si no es así, desde luego que no ha sido por mi iniciativa.

Un día me di cuenta de que todo esto estaba muy bien pero me faltaba la última frontera, viajar solo. Y así empecé, poco a poco, yendo a sitios que ya conocía y luego un poquito más lejos y otro poco más lejos, hasta acabar en la otra punta del mundo.

Todo esto ha sido tan poco a poco, pasito a pasito, que hasta que no lo he pensado fríamente no me he dado cuenta de uno de los efectos secundarios. Ahora, cada vez que estoy rodeado de gente durante tiempo prolongado, necesito más espacio para estar solo, necesito mis ratos de soledad y desconexión. Y así, casi sin avisar, aparece un miedo en el pecho en una forma que nunca se había presentado.

Tengo miedo de apartarme tanto de todo el mundo que no pueda volver a disfrutar de nada en compañía, de no poder volver a tener una relación, de repudiar una conversación larga. Cada vez en más situaciones, si puedo elegir, elijo estar solo.

He salido huyendo de cualquier persona que quisiera entrar en mi vida y que no estuviera ya de antes. Antes de hacer cualquier cosa, calculo cuando creo que voy a poder quedarme solo con mis pensamientos. Si estoy con gente mucho tiempo, busco desesperadamente ratos en los que evadirme para estar conmigo mismo, o quizá para todo lo contrario, porque la verdad ya no tengo muy claro si soy más el personaje que está con la gente o el personaje solitario.

Tengo miedo porque la vida así, transcurre con total indiferencia (y siempre dije que la indiferencia es mucho peor que la tristeza). Y tengo miedo porque las mejores cosas que me han pasado a lo largo de mi vida, han sido siempre acompañado. Pero lo cierto es que tampoco me perdería ni una de las cosas que he hecho solo a lo largo de mi vida. Ni una.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>