Top de discos 2019

Otro año más, otro top de discos. Y como siempre, antes de empezar, aclaro que no intento ser objetivo, esto es simplemente una lista de los discos que más me han llegado, nada más, con el único propósito de que a alguna de las cuatro o cinco personas que me seguís leyendo, le pique la curiosidad con algo que no conocía.

Hay muchos discos que me gustaría mencionar antes de empezar el top. La mayoría por una cosa o por otra, no los he escuchado demasiado aunque me hayan gustado mucho. In The Shape of a Storm de Damien Jurado, por ejemplo. A Lo Mejor Yo Te Gusto, de Ricardo Vicente, es otro caso. Me parece una obra redonda, pero un poco menos redonda que el anterior, que lo quemé de tanto ponerlo. Con The Tallest Man On Earth y su I Love You. It’s a Fever Dream lo que me ha pasado es que no es lo que necesitaba este año. Y si me lo pongo me encanta, pero nunca veo el momento en el que realmente me apetezca ponérmelo. Con los Cala Vento y Balanceo, lo que me ha pasado es que aunque musicalmente no me parezcan gran cosa, me transmiten muchísimo, quizá porque este año ha sido el de mi reencuentro con el HxC. Y el disco me hace muy feliz. Me da un poco de pena no incluir en el top el póstumo Thanks for the Dance de Leonard Cohen, y aunque, como todos los que estoy diciendo, me ha gustado, me parece que le falta algo, y ese algo es seguramente que no sea él quien lo haya acabado.

Algunos, como Ultraligero de Novedades Carminha, no es que no me hayan gustado, pero tampoco me ha flipado como los anteriores. Una pena. Un caso curioso ha sido el de Vamos a Volvernos Locos de León Benavente, me empezó gustando muchísimo y pasados un par de meses la emoción ha ido decayendo. Me sigue gustando claro, pero no tanto como creía. Igual lo esperaba demasiado y creí que iba a ir por otro sitio. Con El Resto Del Mundo de Apartamentos Acapulco, me ha pasado lo contrario. Me ha gustado y sé que me acabará gustando más, pero de primeras, como no les conocía, me ha costado cogerles el rollo.

Como decía, este año me he reencontrado un poco con el HxC y varios discos que no esperaba han sonado bastante como los de Jimmy Eat World, Envy, Refused

Y quiero hacer un par de menciones especiales antes de meterme en lo gordo. La primera, para Diagonal de Enric Montefusco. Por una parte, me gustaría decir que ha estado entre mis favoritos, pero nunca puedo dejar de compararle con Standstill y ya sabéis que pasa con eso, claro. Pero sin duda este segundo disco me ha gustado mucho más que el primero y desde luego, en directo, es una pasada. Pero una pasada muy grande. Le he visto dos veces este año y han sido dos conciertos de pelo erizado. Y por supuesto, Quien Abre Camino es una canción que me ha acompañado mucho este año, además de ser el videoclip que más me ha gustado.

Y la segunda mención especial para Romance Romántico de Mujeres. Si en lugar de cuatro canciones, menos de diez minutos, fuese un poco más largo, seguramente estaría entre los tres primeros. Aunque quizá sea un disco redondo por ser tan corto, no sé. Pero como Enric, estos temas me han acompañado mucho en este año de mierda, y cuando lo escucho me saca esa sonrisa triste que tanto me gusta.

Pero vamos ya con el top.

5. Los Punsetes – Aniquilación
Como Los Punsetes han tenido algunos altibajos con algún disco que no me ha llegado de terminar de entrar, no esperaba gran cosa de este disco. Y como no lo esperaba, la sorpresa ha sido aún más grata. Otra vez más han conseguido poner banda sonora a mi cabeza con canciones como cuchillos.

4. McEnroe – La Distancia
Es, junto con Nacho Vegas e Iván Ferreiro, uno de los artistas que más me gustan y que siempre que va a sacar un disco nuevo me entra el miedo a la decepción. Porque un bache lo tiene cualquiera y es difícil mantener una discografía perfecta. Y, como los otros dos, al final nunca me decepciona. Saque el disco como McEnroe, como Viento Smith, como Ricardo Lezón o en colaboración con The New Raemon. Da igual, siempre sale un disco redondo. Y La Distancia no lo es menos. Otro disco más en el que Ricardo me emociona con todas y cada una de las canciones.

3. Lorena Álvarez – Colección de Canciones Sencillas
Voy a empezar diciendo de este disco, que cualquier lista de 2019 que no lo incluya, está mal hecha. El título revela lo que podemos esperar del disco. Las canciones, entre el folk y el pop, son bastante sencillas, y quizá por ello, bellísimas. Tan bellas que creo que este es el disco más bonito de este año. He tenido la oportunidad de ver su directo en dos ocasiones, con y sin banda, y ambas veces he acabado emocionadísimo. Si no la conocéis, dadle una oportunidad porque no entiendo como a alguien le podría disgustar.

2. Miguel Grimaldo – Trip Ass
Creo que es la primera vez que meto en una lista anual un disco de rap. Me gusta el rap, sí, escucho algunas cosas de vez en cuando, pero nunca lo he escuchado regularmente. Pero este año ocurrió algo. En un concierto de The Secret Society le vi de telonero. Y bueno, me explotó la cabeza. Es uno de los directos más intensos que he visto nunca. Volví a verle unos meses después y corroboré que no había sido una excepción. Los directos de este tío son una bestialidad. Me gustaría describirlos mejor pero no encuentro las palabras para contar lo que sentí. Y por eso esperaba con ansia este disco. Pero con miedo, porque ya sabéis, cuando esperas mucho de algo, es muy posible que te acabe decepcionando. Pues pasó al contrario. Desde que salió apenas he escuchado otra cosa. Música desde abajo que sube como un gancho de izquierdas. Sé que los que me leéis no sois apasionados del rap, pero darle una escucha, abrid vuestra mente, por favor.

1. La Casa Azul – La Gran Esfera
“Muchos discazos tienen que salir para que este no sea el mejor del año”. Esto lo dije cuando salió a principio de año, después de escucharlo un par de veces. Eso era una sorpresa hasta para mí, porque aunque La Casa Azul me guste, sobretodo en directo, nunca me han apasionado sus discos. Pero con este he llegado a rozar la obsesión, el buscar los minutos para escuchar una canción otra vez, dar una vuelta a la manzana en lugar de meterme en casa para seguir con los cascos cinco minutos más, el hablar a todo el mundo de lo grandioso que es y que lo tenían que escuchar. Durante semanas estuve apreciando las canciones una a una. Si pienso en cualquier cosa que me pasara entre febrero y mayo, la banda sonora es de este disco.
Y eso es todo lo que puedo decir. He reído, he llorado, he dado puñetazos de rabia, he bailado esperando semáforos… todo con este disco en los oídos. El, para mí, mejor disco de 2019.

Y así se acaba el top. Así se acaba 2019 y muy posiblemente, así se acaba este blog. Por supuesto, os dejo con la lista en spotify donde podéis encontrar todos los discos de los que he hablado y muchos otros que aunque no haya mencionado, me han gustado, 13 horas de canciones que han salido este año (incluyendo adelantos de discos que aún no ha salido y algunas reediciones de temas antiguos pero que han salido en algún disco este año). Disfrutad de la lista, disfrutad de la música y por favor, ir a conciertos en salas, no solo en festivales.

2 comentarios

    • Iván en diciembre 23, 2019 a las 2:15 am
    • Responder

    Como que así terminar el blog??? Y estoy contigo con lo de la casa azul, aunque estoy muy distante con la música, no he escuchado muchos discos nuevos, ni artistas, me quedé en 2014-2015 y desde ahí, toda la música me parece una caca… a ver si consigo descabrearme y volver a amarla

    1. Va a caducar dominio y hosting, y gastarme más pasta en esto cuando ya no lo lee casi nadie… si vuelve, será en alguna plataforma gratuita ¯\_(ツ)_/¯

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: